Lipolaser

> Dossier > Lipolaser

Lipolaser

¿Qué es lipolaser?

El lipolaser es un procedimiento de alta precisión y mínimamente invasivo  para moldear el cuerpo de forma sana. Estimula de forma natural la liberación de los excesos de grasa sin destruir ni alterar la estructura del tejido adiposo y los tejidos que se encuentren cerca del mismo.

¿Cómo se lleva a cabo el tratamiento?

El tratamiento de la liposuccion laser comienza aplicando una solución anestésica bajo la piel. Tras esto se hace una pequeña incisión a través de la cual se introduce una sonda de fibra de vidiro/ cánula fina y flexible. A través de ella circula un laser que al desplazarlos por las zonas en las que está la grasa acumulada destruye los adipocitos y transforma la grasa en un líquido oleoso. Esta grasa puede ser aspirada con otra cánula o ser expulsada por el mismo cuerpo.

Durante el proceso, cuando el laser está licuando la grasa coagula las venas para evitar sangrados inesperados y estimula la producción natural de colágeno en la piel y en el tejido graso. Esta acción favorece la retracción de los tejidos y aumenta la flacidez.

Se lleva a cabo con anestesia local y no es necesario el ingreso en un hospital.

Preoperatorio

­Cómo en cualquier otro tipo de operación se lleva a cabo un examen médico previo para descartar cualquier anomalía que pudiese provocar un problema a la hora de llevar a cabo la cirugía.

En primera consulta que se tenga con el cirujano se le explicará al paciente cuales son las opciones con las que cuenta para solucionar el problema con el que ha acudido. Una vez hecho esto pasará a hacerle una evaluación de las zonas que el paciente quiere tratar y le hará un calculo aproximado de la cantidad de grasa que se extraerá.

Postoperatorio

Lo mejor de optar por este tratamiento es la rápida recuperación. Acabado el tratamiento se pone una faja compresiva en la zona que se ha tratado y el paciente es capaz de reincorporarse a su rutina de forma rápida e indolora.

Las cicatrices que se tienen después de la intervención son muy pequeñas y se cuidan de manera correcta tienden a desparecer con el tiempo.

Gracias a la coagulación que aporta el laser se reducen de forma considerable las posibles inflamaciones y apariciones de hematomas. Siempre se deberán seguir las recomendaciones del cirujano en cuanto a la toma de analgésicos para aliviar el dolor en caso de que se tenga. Al igual que los tiempos de reposo antes de poder hacer largas caminatas, suelen solo 24 horas.

Por otro lado hacerse drenajes linfáticos durante el periodo de recuperación puede ayudar a que el periodo sea más corto y llevadero.

Ventajas

Vamos a nombrar algunas de las ventajas:

Este proceso es mucho más económico que una abdominoplastia.

Supone menos molestias para el paciente que con otro tipo de cirugía.

 – No conlleva grandes cicatrices, solo aquellas incisiones a través de las cuáles introducen la cánula.

El tiempo de recuperación es menos frente a otro tipo de operaciones.

Los resultados son visibles antes que con una intervención más compleja.

Desventajas

Este es un tipo de cirugía que no va a hacer al paciente adelgazar, solo quitar excesos de grasa en algunas partes del cuerpo. Por ello es importante saber que la recuperación de la grasa eliminada es posible. Por ello es recomendable tener unos hábitos saludables si estás pensando en hacerte esta cirugía.

Por esta razón mismo no es un procedimiento que se recomiendo a personas que tengan obesidad o mucho sobrepeso. También se han de valorar ciertas enfermedades como pueden ser las cardiovasculares, la hipertensión o la diabetes.

¿Quién es el paciente ideal para esta intervención?

La persona a la que mejor puede venirle este tipo de intervención es aquella que solo quiera eliminar una cantidad de grasa localizada con el objetivo de moldear un poco su figura.

Si cuenta con hábitos de alimentación sana y hace ejercicio lo conseguido en la operación se podrá mantener en el tiempo, ya que la grasa igual que se elimina se puede volver a conseguir.

LLámanos ahora 91 127 26 72