¿Qué es el lipovaser o lipoescultura de alta definición?

El lipovaser o también conocido como lipoescultura de alta definición, o lipoesculturas 4 D, es una técnica innovadora que se lleva a cabo a través de ultrasonido. Se utiliza básicamente para eliminar los cúmulos de grasas de determinadas partes del cuerpo. El objetivo del tratamiento es definir más la figura del cuerpo, marcando las líneas naturales del cuerpo y consiguiendo una musculatura perfectamente adaptada a la constitución del paciente. Pocos tratamientos y técnicas consiguen con tanta rapidez y eficacia cumplir con estas metas.

Este procedimiento significa sin duda un claro e importante avance para las lipoesculturas más convencionales. Se trata de un método de lipomodelación muy eficaz que permite eliminar zonas de grasa con una precisión sin precedentes. Es muy versátil y se puede aplicar a casi todas las partes del cuerpo entre ellas: abdomen, flancos, cuello, pecho, rodillas, espalda, etc…..

¿Qué pacientes buscan este tratamiento?

El paciente que busca el lipovaser es aquel que busca una lipoescultura de máxima calidad queriendo marcar sus líneas anatómicas y musculares naturales. Este paciente suele tener un peso corporal dentro de lo normal, presenta acumulación de grasa en algunas zonas localizadas del cuerpo.

¿Cómo se lleva a cabo la cirugía?

El tiempo de este tipo de intervenciones varía en función de la zona afectada y puede oscilar entre 30 min y varias horas en función de la envergadura de la cirugía. Se puede realizar con a. local de manera ambulante o mediante a. general con ingreso hospitalario, también en función de las zonas a tratar. Esta intervención se debe realizar siempre en régimen hospitalario y bajo ningún concepto debe efectuarse en otro lugar.

La cirugía consiste en una serie de incisiones, a través de las cuales se inyectará un componente salino. A través de unas sondas muy pequeñas se aplicarán ondas ultrasónicas que transformarán la grasa hasta que adquiera el estado de emulsión. Una vez se lleve a cabo este proceso, con ayuda de una cánula se procederá a la succión del liquido emulsionado generado. Mediante éste método se puede lograr definir con la máxima precisión posible todo tipo de líneas corporales naturales, como la línea alba o seminlunar de la mujer o la llamada “tableta de chocolate o six packs” del hombre. Conforme va pasando el tiempo, la piel va tomando una forma cada vez más natural, terminando por conseguir resultado estético deseado.

Preoperatorio

El preoperatorio comienza con un procedimiento rutinario, una serie de pruebas clínicas para verificar el estado del paciente en cuestión.

Durante la primera cita el especialista testará en primer lugar las acumulaciones de grasa que se desean eliminar y también las características que presenta la piel del paciente, como firmeza y tonalidad. A continuación, será el paciente quien deberá exponer sus dudas antes de la cirugía.

Una vez llevado a cabo este primer encuentro, el doctor le puede hacer distintas recomendaciones referidas a la vida diaria y deberá ser totalmente transparente en cuanto a hábitos y estado de salud.

Postoperatorio

Una vez dada el alta hospitalaria, el paciente podrá empezar a llevar poco a poco una vida normal. Después de la intervención, el paciente deberá de llevar durante 3-4 semanas ropa de compresión para moldear su nuevo cuerpo y es posible que durante los días posteriores a la intervención tenga que llevar unos drenajes linfáticos para evitar la acumulación de líquidos.

Ante el riesgo de posible infección, se pueden suministrar antibióticos que se deben tomar de igual manera, bajo las órdenes del especialista.

Con el paso del tiempo, la persona que ha sido intervenida se irá encontrando mejor, hasta volver a su día a día normal.

Ventajas

Una de las ventajas de esta técnica consiste en:

Debido a su acción selectiva sobre la grasa que se ha de eliminar, otros tejidos que puedan encontrarse cerca (como los vasos sanguíneos o los nervios) no se verán Esto supone menos dolor e inflamación con respecto al que se pueda sufrir con otro tipo de cirugías, como el Laser o las liposucciones convencionales.

La grasa que se extrae se puede utilizar para infiltrarla en alguna otra zona del cuerpo, como podría ser el pecho o los glúteos. Debido a la forma de extracción no se rompen las células grasas y se pueden inyectar en otras zonas anatómicas.

La capacidad de retracción de la piel con esta técnica es superior a cualquier otro método, por lo que es el método ideal para lipoesculturas en pacientes con cierta flacidez de la piel.