Blefaroplastia

> Dossier > Blefaroplastia

Blefaroplastia

¿Qué es la blefaroplastia?

La blefaroplastia es la cirugía que se lleva a cabo para corregir los excesos de piel en la zona de los ojos, ya sea en la zona superior como en la zona inferior.

Con este tipo de operación conseguimos rejuvenecer la mirada, consiguiendo así una mejor expresión y estética facial.

Esta cirugía puede realizarse de forma aislada o junto a otras cirugías estéticas de la cara como el lifting.

¿Cómo se lleva a cabo la cirugía?

Es un proceso que se realiza con una técnica quirúrgica ambulatoria. Para llevarla a cabo se utiliza anestesia local y sedación, por ello conllevará un ingreso hospitalario, pero no muy largo. Por lo general a las pocas horas de la intervención se puede dar el alta al paciente.

La operación de bolsas en los ojos o e parpados superiores suele durar entre una y tres horas.

Tipos de cirugía

La finalidad de realizar una cirugía de párpados superiores es extirpar la piel sobrante y restaurar la tensión normal del músculo. Para conseguirlo se hace una pequeña incisión en la zona a tratar y se sigue el curso natural del párpado. Con esto conseguimos que la cicatriz quede escondida en una arruga preexistente de la piel.

En cambio, cuando se hace este procedimiento en la zona inferior podemos diferenciar dos tipos de incisiones:

Vía externa: se recurre a esta técnica cuando el paciente cuenta con un exceso de piel en la zona. Se realiza un pequeño corte justo por debajo de las pestañas para extraer las bolsas de grasa y se cierra mediante una suturación muy fina. Así conseguimos aportar la tensión que necesita el párpado y mejorar la posición del ángulo externo.

Vía interna: esta técnica es más común cuando nos encontramos con un paciente con bolsas pero sin exceso de piel. La incisión se hace dentro del párpado y se reseca la grasa. De esta manera no hay herida externa. Este proceso es común en gente menos de 45 años.

Preoperatorio

Al igual que en otras operaciones se hacen una serie de analíticas para conocer el estado de salud del paciente, aquí también se hace:

Una revisión oftalmológica para descartar glaucomas o desprendimientos de retina.

Se evaluará si el paciente tiene algún problema de tiroides, falta de lágrimas, presión arterial, enfermedades cardiovasculares o diabetes.

Postoperatorio

En los siguientes días a la operación pueden:

 – Aparecer una inflamación en la zona, pero no es razón para preocuparse. Durante la primera semana de la cirugía se podrían realizar una serie de drenajes para ayudar a eliminar el cúmulo de líquidos, acortando así el postoperatorio y favoreciendo la recuperación del paciente. Los puntos se retiran a los pocos días de la cirugía.

Tras dos semanas se puede recuperar la rutina de la vida diaria. En este periodo se pueden sufrir algunas alteraciones como lagrimeo excesivo, hipersensibilidad o cambios en la agudeza visual, todos ellos son temporales. Bien es cierto que será a partir de los 3 meses cuando se puedan apreciar los resultados definitivos del proceso.

Se deberán seguir todas las indicaciones del cirujano respecto a la medicación a tomar para evitar sufrir mucho dolor, los colirios necesarios para mantener los ojos hidratados y como se han de realizar las curas y limpiezas de los ojos.

Ventajas

Este tipo de cirugía tiene la ventaja de:

Los resultados son muy naturales y sobre todo definitivos.

No es necesario ningún tipo de retoque, cosa que si pasaría si se hubiese optado por el ácido hialurónico.

Conseguimos aportarle a nuestro rostro un aspecto más joven y saludable, gracias a que la expresión facial se intensifica y aporta mayor expresividad.

Desventajas

Cómo en cualquier otro proceso quirúrgico existen reacciones que no son duraderas pero pueden aparecer cómo:

Infecciones o reacciones anestésicas,

 – Visión doble o borrosa durante unos días,

Edemas visibles durante la primera semana,

 – Problemas par cerrar los ojos de forma completa tras la operación y durante dos o tres días.

¿Quién es el paciente ideal para esta intervención?

Los pacientes adecuados son todos aquellos que busquen una mejoría en su aspecto debido a un exceso de piel o arrugas en la zona más cercana de los ojos. Este tipo de sintomatología puede aparecer en:

– En los párpados superiores, conocido como párpado caído,

– En los párpados inferiores, como pueden ser ojeras o bolsas,

Este crecimiento de piel supone que la expresión facial se vea triste y envejecida en lugar de aportar una luminosidad a la cara del paciente. Algunas veces este tipo de operaciones no se hacen por tema estético, si no porque esos excesos de piel comienzan a suponer un problema en el campo de la visión.

La aparición puede deberse a varios factores. Puede ser un proceso natural, ya que la persona envejece y su piel con ella, también puede verse influenciado por factores hereditarios, por el estrés, por trastornos del sueño o enfermedades en la piel.

LLámanos ahora 91 127 26 72