Otoplastia

La otoplastia es el procedimiento quirúrgico para corregir la deformidad de la oreja, conocida popularmente como ‘oreja de soplillo’ o ‘en asa’. Gracias a esta técnica se reduce el tamaño de la oreja y se coloca en una posición más cercana a la cabeza. Este procedimiento se realiza sobre todo en niños a partir de los 4 años, ya que conviene realizar la cirugía cuanto antes para evitar que se desarrolle un trastorno psicológico en la edad escolar.

Aunque existen distintos tipos de técnicas para la otoplastia,  generalmente se realiza una pequeña incisión en la parte posterior de la oreja  que deja una cicatriz muy disimulada al situarse detrás de la oreja. Pero también existen otras técnicas con muy buenos resultados con incisiones en la parte delantera de la oreja. En cualquier caso, la incisión siempre se diseñará para que la cicatriz resultante sea  lo menos visible posible.

Si los pacientes son niños y especialmente si son muy pequeños, la cirugía de otoplastia se suele realizar bajo anestesia general y cuando los pacientes son mayores con anestesia local y sedación. El procedimiento suele durar entre 1 y 2 horas y generalmente no suele ser necesario el ingreso hospitalario.