Cirugía de los Párpados

La blefaroplastia o cirugía de los párpados consiste en un procedimiento quirúrgico mediante el cual se corrige la caída de los párpados superiores y el abombamiento de las bolsas de los párpados inferiores con el objetivo de conseguir un rejuvenecimiento facial. Mediante esta cirugía se elimina el exceso de piel y párpados de la zona, lo que permite eliminar a su vez la tristeza y el cansancio de la mirada.

Es importante saber que la blefaroplastia no elimina las “patas de gallo”ni la caída de las cejas. La blefaroplastia se puede realizar como un procedimiento aislado o como parte de otra operación, en general un estiramiento facial (lifting).

Para llevar a cabo esta intersención se realizan pequeñas incisiones en las líneas naturales de los párpados superiores y justo debajo de las pestañas en los párpados interiores. La incisión siempre se diseñará para que la cicatriz resultante sea casi invisible y se cerrará con suturas muy finas. En pacientes jóvenes en los que sólo haya exceso de grasa, se puede realizar una blefaroplastia transconjuntival de los párpados inferiores colocando la incisión en el interior del párpado sin dejar cicatrices externas.

ANESTESIA, TIEMPO QUIRÚRGICO E INGRESO HOSPITALARIO

La cirugía de los párpados se realiza bajo anestesia local y sedación y suele durar entre una y dos horas aproximadamente. Normalmente no es necesario permanecer en la clínica más que unas horas tras la cirugía. Tras la cirugía se aplicará un vendaje con “Steristrips” que le permitirá al paciente tener visión y que se retirará junto con los puntos a los 5 días después de la cirugía.

RIESGOS

Es importantísimo, que el cirujano conozca las actividades postoperatorias del paciente, para que pueda dar indicaciones claras de lo que el paciente puede y no puede hacer.

La cirugía de blefaroplastia es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Sin embargo, y aunque el porcentaje de incidencia sea muy bajo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados.

Entre las complicaciones de esta cirugía se encuentran la visión doble o borrosa durante unos días, asimetrías leves en la cicatrización o edema temporal de los párpados. Además, en un porcentaje muy bajo de incidencia también puede aparecer dificultad para cerrar completamente los ojos o la aparición del ectropión, es decir, que el borde del párpado inferior o superior se gira y la parte interna del párpado queda expuesta hacia afuera.