Liposucción

La liposucción o lipoescultura es un procedimieno quirúrgico de aspiración para eliminar depósitos de grasa localizadas en determinadas zonas del cuerpo mediante la introducción de una cánula que está conectada a una máquina de vacío.

Este procedimiento quirúrgico no es un método sustitutivo para perder peso sino que sirve para moldear determinadas zonas del cuerpo que no se corrigen de forma natural mediante el seguimiento de una dieta equilibrada y la práctica de ejercicio. Estas zonas suelen ser generalmente mejillas, cuello, brazos, abdomen y flancos, nalgas, caderas, muslos, rodillas y tobillos.

El candidato ideal para una liposucción es aquella persona que está un su peso normal pero que tiene acumulación de grasa en áreas localizadas.  Es importante saber si el paciente ha tenido variaciones sustanciales de peso, si el paciente fuma, toma alguna medicación o vitaminas. Siempre se realizará un examen general de la salud.

Para llevar a cabo este procedimiento quirúrgico se realizan varias incisiones de pequeño tamaño, entre 5 y 10 mm, pero lo suficientemente grandes para introducir las cánulas con las que se va a aspirar la grasa.  El número de incisiones varía según las áreas a succionar y las preferencias del cirujano. Las cicatrices suelen ser casi invisibles.

liposuccion

ANESTESIA, TIEMPO QUIRÚRGICO E INGRESO HOSPITALARIO

Para la liposucción se suele elegir una anestesia de carácter general o con bloqueo epidural. La duración dependerá de las áreas a tratar, desde los 30 minutos a varias horas. Si se trata de pequeñas zonas, podría utilizarse una anestesia local y sedación. Dependiendo del tipo de anestesia y de la cantidad de grasa aspirada, resultará la necesidad o no de quedarse hospitalizado durante un día.

Los resultados se harán aparentes tras 6 semanas, pero el período de desinflamación definitivo puede durar varios meses.

RIESGOS

La liposucción es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados como hematomas, infecciones o seromas.