Lipoinyecciones

La lipoescultura y las lipoinyecciones son procedimientos complementarios para rellenar, con la misma grasa que se obtiene de la liposucción del paciente, otras zonas del cuerpo que necesiten relleno.  Se trata de la obtención de grasa mediante una lipoaspiración mínima, normalmente extraída del abdómen, para introducirla en zonas que necesiten un relleno discreto como por ejemplo mejillas, surcos nasolabiales, surcos nasogenianos, otras zonas faciales o glúteos.

Estos procedimientos no sirven para lograr grandes aumentos de volumen. Para conseguir un aumento superior se debe recurrir a otras técnicas como los implantes.

El procedimiento que se sigue es una pequeña incisión de 5 mm de ancho en el ombligo o en cualquier parte del cuerpo en la que sobre grasa. La incisión siempre se diseñará para que la cicatriz resultante sea casi invisible y se intentará ubicarla en el sitio menos visible.

Las lipoinyecciones se realizan con una cánula o jeringa de uso cotidiano a través de la piel y sin dejar ninguna marca externa.

lipoinjecciones

ANESTESIA, TIEMPO QUIRÚRGICO E INGRESO HOSPITALARIO

La anestesia que suele escogerse para una lipoinyección es de tipo local. El tiempo quirúrgico es muy variable, en función de las áreas que se van a tratar aunque suele oscilar entre los 10 y los 30 minutos. Generalmente no es necesario el ingreso hospitalario.

Es importantísimo, que el cirujano conozca las actividades postoperatorias de la paciente, para que pueda dar indicaciones claras de lo que el paciente puede y no puede hacer. Aunque el período postoperatorio puede ser algo molesto, con la medicación prescrita debería de controlarse bien el dolor.

RIESGOS

La lipoinyección es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados  como pueden ser hematomas, intolerancias a las suturas o infecciones.