Ginecomastia

La ginecomastia se define como el volumen excesivo de las mamas de un hombre. Este agrandamiento de las glándulas mamarias se produce por un trastorno hormonal debido a un exceso de proactilina en la sangre aunque en la mayoría de los casos no existe una causa conocida. Entre un 40 y un 60% de hombres sufren ginecomastia.

Para tratar la ginecomastia se hace a través de una o dos pequeñas incisiones  para poder introducir las cánulas con las que se va a aspirar la grasa. Es importante saber también que la liposucción no corrige el exceso de glándula por lo que a veces es necesario añadir una pequeña incisión en el margen inferior de la areola para resecar desde allí el tejido mamario.  En cualquier caso la incisión se realiza de manera que la cicatriz resultante sea casi invisible.

gineco

ANESTESIA, TIEMPO QUIRÚRGICO E INGRESO HOSPITALARIO

Para este tipo de intervención se suele utilizar anestesia local y sedación y el procedimiento se realiza de forma ambulante durante una hora aproximadamente, es decir, sin  necesidad de ingreso hospitalario.

La recuperación después de la intervención consistirá en llevar un vendaje o una prenda compresora durante al menos dos o tres semanas y los resultados de la liposucción comienzan a ser visibles pasados tres meses de la cirugía.

RIESGOS

La liposucción es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados como hematomas (acumulación de sangre), seromas (acumulación de líquidos), infecciones, intolerancia a las suturas, etc.

Aunque es poco frecuente, en algunos casos pueden producirse asimetrías en los resultados que exigen una segunda intervención.