Cirugía Genital

La cirugía de rejuvenecimiento genital hace referencia a la modelación de los genitales externos y puede ser tanto para hombres como para mujeres.

 

genital

 

CIRUGÍA GENITAL FEMENINA

En el caso de los genitales externos femeninos existen diversas técnicas quirúrgicas. Esta cirugía viene motivada en la mayoría de los casos para resolver un problema de incontinencia urinaria, un prolapso vaginal o la pérdida del tono muscular que pueden surgir tras uno o varios partos.

Actualmente existen más necesidades entre las pacientes como por ejemplo labioplastias, que pueden ser reductoras en las que se reduce el tamaño de los labios menores, o por el contrario, labioplastias de aumento que consiste en rejuvenecer la vulva mediante la extracción de grasa excedente procedente de los muslos o el abdomen e introducirla en los labios mayores.

El rejuvenecimiento vaginal, una de las técnicas que más demanda está teniendo en los últimos años, consiste en estrechar el canal vaginal mediante la unión de los músculos con puntos de sutura reabsorbibles. Restablece el tono muscular lo que le da una mayor estabilidad, lo que permite una mejoría en el aspecto de la zona y en las relaciones sexuales.

También existen otras técnicas como la clitoroplastia, que consiste en reducir el tamaño del capuchón del clítoris y en algunos casos, de recolocarlo o la himenoplastia, que consiste en la reconstrucción del himen para recuperar el efecto de la virginidad. La himenoplastia suele realizarse por motivos culturales o religiosos.

CIRUGÍA GENITAL MASCULINA

En cuanto a la cirugía genital masculina, también existen diversos procedimientos quirúrgicos diferentes según el deseo del paciente.

Para modificar el tamaño del pene existen varias técnicas  que tienen como objetivo un retoque estético. Se trata de las faloplastias. Existe la faloplastia de elongación, denominada popularmente como ‘alargamiento de pene’, que se realiza mediante la liberación parcial de los ligamentos que fijan los cuerpos cavernosos al pubis y solo en los casos que sea necesario, con liposucción del pubis. El resultado de esta técnica varía según el individuo y puede oscilar entre un aumento de 1,5 y 4 cm. Por otra parte, también está la faloplastia de engrosamiento en actitud de reposo. Para esta técnica los injertos pueden provenir de grasa excedente de zonas como el abdomen o los muslos o de piel y grasa.

Además de las faloplastias también existen otras técnicas como por ejemplo la operación de fimosis, que libera el glande en aquellos casos en los que esté descubierto debido a la estrechez del prepucio. Por otra parte, la cirugía también permite hacer correcciones en la curvatura congénita del pene o corrección del pene oculto. Y en la zona testicular, las diversas técnicas que se pueden realizar son la ausencia testicular congénita mediante un implante de gel de silicona o el rejuvenecimiento de la zona escrotal, que corrige el aspecto de péndulo de las bolsas que aparece con los años así como la posible aparición de pliegues de la piel en la zona.