Aumento de senos

El aumento de pecho es la implantación de una prótesis mamaria que se realiza con el fin de modificar el tamaño y la forma de los senos.  La demanda de este procedimiento quirúrgico se debe a varios motivos. Algunas pacientes no están conformes con el tamaño de sus pechos y desean realizarse un aumento; también puede realizarse para corregir la caída y el vacío que se ha producido en los senos, en la mayoría de los casos esta caída es consecuencia de uno o varios embarazos, y el implante también se realiza en aquellos casos en los que el tamaño de un seno es desproporcional al del otro.

aumentoTIPOS DE PRÓTESIS

Existen diferentes tipos de prótesis en función de la necesidad de cada paciente. Están los implantes de forma redondeada que proyectan más el polo superior de la mama y las prótesis con forma de gota, denominadas anatómicas, que proyectan el polo inferior. La mayoría de las prótesis están compuestas de gel de silicona y tienen una superficie rugosa.

Para realizar el implante, el cirujano y el paciente evaluarán cuál es la zona más adecuada en cada caso para realizar la incisión, ya que puede colocarse a través del margen inferior de la areola, en el surco bajo el pecho o en la axila. En cualquier caso, la incisión siempre se diseña para que la cicatriz sea lo más discreta  e imperceptible, con un resultado casi invisible.

ANESTESIA, TIEMPO QUIRÚRGICA E INGRESO HOSPITALARIO

Para este tipo de intervención, que suele durar entre una y dos horas, la anestesia que suele elegirse es general aunque también se puede realizar de forma local. Lo más frecuente es que este procedimiento se realice de forma ambulante aunque dependiendo del tipo de anestesia elegida, será necesario el ingreso del paciente o no.

La cirugía de aumento de pecho es una técnica segura y fiable siempre que se lleve a cabo por un cirujano plástico cualificado, aunque siempre pueden ocurrir complicaciones y riesgos asociados (con un porcentaje muy bajo).

RIESGOS

El riesgo más común que puede suceder es la conocida como contractura capsular,  que ocurre cuando la cicatriz interna que se forma alrededor del implante se contrae en exceso, haciendo que la mama se vuelva más dura. Para solucionar esta contractura capsular se extirpa la cicatriz y en casos de una mayor complicación, se procede a cambiar la prótesis.

Además, también existen otro tipo de contratiempos como hematomas, infecciones o intolerancia a las suturas, entre otras.

La rotura de una prótesis es extraordinariamente infrecuente, pero en el caso de que sucediera, los implantes modernos están compuestos de un gel de silicona cohesiva, es decir, que no es líquido, por lo que en caso de rotura no penetraría en los tejidos mamarios.